Nació en Guayaquil (Ecuador), lleva en España desde los 17 años. Empezó en la restauración como friegaplatos en el restaurante Sant Bartomeu. Allí conoce a Marc Abramovici, su padrino gastronómico, quien, enseñándole las bases de la cocina francesa, despierta en Álex lo que con el tiempo se convertirá en su gran pasión. Tras su experiencia en el restaurante del Círculo ecuestre de Barcelona y la cocina del Hotel Qgat, pasa a encargarse de la cocina del restaurante Heura. Actualmente es jefe de cocina en Vadebacus.

Se considera completamente autodidacta, ya que sin tener ninguna formación, trabaja la alta cocina. Asegura que cuenta con la ventaja de dominar varios tipos de cocina: la tradicional, la moderna y la ecuatoriana. Su meta es poder tener su propio restaurante donde poner plasmar todos sus conocimientos trabajando para sí mismo. Álex dice que la cocina es su forma de vivir y que ha tenido que sacrificar muchas cosas por esta profesión pero le produce muchas satisfacciones. Entra a TOP CHEF para demostrar a todo el mundo que la cocina no tiene límites y que aunque su inicio en la cocina no fue vocacional, ahora es un cocinero con mayúsculas.

Reconocimientos: Semifinalista Cocinero del año 2015.